sábado, 5 de marzo de 2016

Sareb convertirá en capital 2.400 millones de euros de su deuda


Las pérdidas de la sociedad superaron los 2.200 millones en 2015 por las mayores provisiones exigidas por el Banco de España. Con la conversión de deuda busca equilibrar el patrimonio.
El consejo de Sareb estudió la semana pasada un avance de las cuentas al cierre de 2015 y las primeras aproximaciones al nuevo plan de negocio que se está elaborando teniendo en cuenta la circular contable elaborada por el Banco de España. Los consejeros recibieron la mala noticia de que al menos 2.400 millones de euros de deuda subordinada se convertirán en capital para tapar las pérdidas acaecidas y recuperar el equilibrio patrimonial.
Se sabía que la entrada en vigor de la circular contable del Banco de España para Sareb iba a provocar un importante problema en las cuentas de la sociedad y, consecuentemente, en las de sus accionistas (el Frob como principal propietario del banco malo y la mayor parte de los bancos que no necesitaron ayudas públicas para su saneamiento) que han ido anunciando la constitución de provisiones con cargo al ejercicio pasado para paliar esos efectos.
El problema es que a medida que avanza el proceso de poner a valor de mercado los activos de Sareb la situación empeora y que cada vez que se reúne el consejo para analizar la situación recibe una noticia peor que la anterior. El consejo de Sareb tiene previsto aprobar definitivamente las cuentas de 2015 en su reunión de finales de este mes y presentarlas a continuación.

Recapitalización

Por ahora, lo último que conocen los miembros del consejo es que la compañía deberá hacer un esfuerzo en provisiones como consecuencia de la entrada en funcionamiento de la circular contable superior a los 2.200 millones de euros, lo que se traducirá en un reconocimiento de elevadas pérdidas en el ejercicio pasado. Y ante la inexistencia de capital suficiente para compensarlas, deberá procederse a convertir en nuevo capital una parte sustancial de la deuda subordinada que en su día emitió Sareb. Esta deuda fue adquirida por una treintena de entidades, entre ellas el Frob y los principales bancos nacionales, a excepción de BBVA, que se negó a formar parte del accionariado de Sareb y a financiarlo.
Al cierre de 2014, el capital de Sareb ascendía a 354 millones de euros, frente a los 1.200 millones iniciales después de haber tenido que absorber las pérdidas correspondientes a los tres ejercicios transcurridos desde su constitución en 2012. Este capital era, a lo largo de 2015, suficiente para no incurrir en un supuesto de liquidación ya que se exige que al menos alcance al 2% del activo.
Pero con los requisitos de la nueva circular, que obliga a que al menos la mitad del activo de Sareb se valore a precios de mercado en 2015 y la otra mitad en 2016, y con la generación de ingresos que ha tenido la compañía durante el pasado ejercicio, la situación se hace insostenible desde el punto de vista del equilibrio patrimonial de la sociedad. Por eso el equipo gestor de la compañía anunció ya a final del pasado verano que era muy posible que se tuviera que recurrir a la conversión en capital de parte de la deuda subordinada emitida, 3.600 millones de euros, para recomponer dicho equilibrio.
Con los datos de que dispone el equipo gestor en estos momentos, se ha trasladado al consejo de administración que al menos 2.400 millones de euros de esta deuda subordinada serán necesarios para compensar las pérdidas del ejercicio y que haya el suficiente nivel de capital en el balance.
Como quiera que la compañía no ha retasado todo su activo, aunque si más que el 50% exigido como mínimo por el Banco de España para el primer ejercicio, es bastante probable que cuando termine 2016 y a la luz de los resultados de explotación obtenidos, Sareb deba tener que volver a convertir más deuda para volver a equilibrar las cuentas.
Esta hipótesis es la que lleva a algunos expertos a señalar la posible conveniencia de que la compañía decidiera no convertir solamente dos tercios de la deuda subordinada, sino que se planteara hacerlo con toda ella de cara a despejar incertidumbres a lo largo de este ejercicio. La realidad es que, hoy por hoy, no existe una gran diferencia entre la parte de capital y de deuda para quienes tienen estos dos activos financieros en sus balances. Sareb ha registrado pérdidas en todos sus ejercicios y por lo tanto no ha pagado en ninguno de ellos el 8% de tipo de interés que tiene reconocido formalmente la deuda. Tampoco lo va a hacer en el actual a la vista de las previsiones.
Los principales accionistas, el Frob y los bancos, han reconocido que, al menos en 2015, han hecho provisiones ante el deterioro de su inversión en Sareb. Bankinter anunció que sus auditores les habían recomendado que estas fueran al menos del 15%; los demás bancos no han querido concretar cuál ha sido el tamaño de esa provisión, aunque algunos apuntan a que habrían alcanzado porcentajes algo mayores.
Éste puede ser el motivo final para que no se convierta toda la deuda en capital ya que en ese momento los accionistas tendrían que reconocer una pérdida mayor habida cuenta de la dificultad, aunque teóricamente el plan de negocio de Sareb señale que la compañía recuperará a largo plazo los recursos invertidos en ella, para retribuir al capital y poder devolverlo a sus accionistas cuando la compañía se disuelva en 2027. Tendrían que aumentar sus provisiones cuando sus propias cuentas de resultados se encuentran muy tensionadas por los bajos tipos de interés y la todavía escasa demanda solvente de crédito.

Perspectivas

Los bancos han recibido a cambio una noticia positiva: la compañía se ha comprometido a no pedirles que desembolsen más capital que el que ya aportaron, los 1.200 millones iniciales y toda la deuda subordinada, aunque esta se haga en dos fases. "Las entidades dan por perdida inversión", señala un experto del sector, "pero a cambio han conseguido que se les diga que no se necesitará más". Claro que en alguno de los bancos accionistas recuerdan que el papel "lo aguanta todo" en referencia al plan de negocio de Sareb porque "ya es aventurado prever qué va a pasar este año y en los dos siguientes como para pensar que las previsiones se van a cumplir a partir de esa fecha".






PATROCINADORES:
laposadadegrimaldo.es
INGEYPRO INGENIERÍA Y PROYECTOS. OFICINA TÉCNICA DE CONSTRUCCIÓN

info@ingeypro.com 

Ingeypro es Gestión de obras: Seguimiento de plazos, preparación de comparativos, asesoramiento técnico a la contratación, Preparación de licitaciones: Documentación técnica, contacto con la administración, estudios técnicos y económicos, elaboración de estrategias para reducción del coste directo e indirecto. 

ingeypro en Cáceres, Badajoz, Madrid
Ingeypro redacta proyectos de arquitectura y de ingeniería

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada