viernes, 27 de febrero de 2015

Diciembre de 2007. El precio del metro cuadrado en Sanchinarro roza los 5.000 euros, mientras que en Las Tablas se acerca a los 4.500. Febrero de 2015. La vivienda libre en ambos desarrollos se mueve en torno a 2.500 euros el metro cuadrado, aunque subiendo. Los programas de actuación urbanística (PAU) del norte de Madrid salen de crisis a mitad de precio. Las viviendas que actualmente se comercializan en estos dos barrios madrileños que tanto apetito comprador despertaron antes del estallido de la burbuja inmobiliaria se mueven en precios de 2002, antes de que se desatara la locura compradora que los empujó hasta niveles estratosféricos. Comprar hoy en día una vivienda nueva de 90 metros cuadrados en Sanchinarro, con garaje y trastero, puede rondar los 300.000 euros. Hace siete años, se superaba con creces el medio millón de euros. "El exceso de liquidez, el acceso por parte de los compradores a hipotecas por encima del 100% y la fuerte presencia de inversores que buscaban viviendas para sacar posteriormente al mercado del alquiler provocaron que los precios se dispararan en estos dos barrios", explica a El Confidencial Pablo Méndez, director de inversiones de Aguirre Newman. Ahora, tras registrar caídas cercanas al 50%, tanto Las Tablas como Sanchinarro han vuelto a atraer a los compradores a unos precios muy competitivos. “Y subiendo”, apunta Luis Corral, de Foro Consultores. “Nos encaminamos hacia precios en torno a los 2.900 y 3.000 euros el metro cuadrado. Obviamente, en estos barrios se ha sentido la crisis, pero la llegada de Telefónica y el inminente aterrizaje del BBVA han permitido que no haya sido tan severa en estos barrios y están animando mucho el mercado del alquiler y el de la compraventa”.

Los movimientos en Azca, el corazón financiero de Madrid, se suceden. La consultora KPMG, inquilina de Infinorsa en Torre Europa, en el número 95 del Paseo de la Castellana y con vistas de primera mano al Santiago Bernabéu, traslada su sede a Torre de Cristal, uno de los cuatro rascacielos situado en el Complejo Cuatro Torres al final de la Castellana y propiedad de la Mutua Madrileña. La operación ha sido asesorada por la consultora CBRE.
La firma de servicios de auditoría, fiscales y de asesoramiento legal, financiero y de negocio ocupará todo el tercio superior del edificio propiedad de Mutua Madrileña, un total de 17 plantas con una superficie aproximada de 20.000 metros cuadrados –frente a una superficie total de 120.800– que permitirán albergar a sus más de 1.900 profesionales en Madrid. 
Se trata de una gran operación para Mutua Madrileña, ya que la ocupación de este rascacielos superará el 70%, frente al 42% actual. Por el contrario, supone un nuevo revés –el segundo en apenas unos meses– para la patrimonialista Infinorsa, actual propietaria de Torre Europa que, a principios de enero, perdía la puja por la Torre Saint Gobain, un edificio situado también en pleno corazón de Azca, y que finalmente BBVA adjudicó a GMP, que también se impuso al fondo GreenOak. 
Torre de Cristal, con 52 plantas y 250 metros de altura, es el edificio más alto de España y el primero en obtener la certificación A de categoría medioambiental, la máxima posible. Entre otras innovaciones, su fachada acristalada posee un sistema de “pared bioclimática” que integra la ventilación interior, gradúa automáticamente el control de soleamiento y optimiza los parámetros climáticos y de consumo energético. 



PATROCINADORES:
UNICCA
laposadadegrimaldo.es
INGEYCON INGENIERIA Y CONSTRUCCIONES

info@ingeypro.com 

Ingeypro es Asistencia técnica, 
Ingeypro es Gestión de obras: Seguimiento de plazos, preparación de comparativos, asesoramiento técnico a la contratación
Ingeypro es Preparación de licitaciones: Documentación técnica, contacto con la administración, estudios técnicos y económicos, elaboración de estrategias para reducción del coste directo e indirecto. 
ingeypro en Cáceres, Badajoz, Madrid, Sevilla
Ingeypro redacta proyectos de arquitectura y de ingeniería

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada