jueves, 5 de julio de 2012

En qué le afecta la bajada de tipos del BCE


El Banco Central Europeo anunció ayer una bajada de tipos histórica al dejar la tasa de referencia en el 0,75% y la de facilidad de depósitos en el 0%. Esta decisión parece no haber convencido a los mercados que quizá esperaban nuevas medidas de estímulo no convencionales. Sin embargo, aunque la bajada de tipos no soluciona la crisis de la zona euro puede tener importantes efectos en la región. A continuación, analizamos las consecuencias de la decisión adoptada por el organismo presidido por Mario Draghi.
1-Posible mejora las perspectivas económicas a medio plazo
La economía en la zona euro sigue sin dar señales de recuperación. La última previsión de la Comisión Europea apunta una contracción del 0,3%, liderada por países como Grecia (-4,7%) Portugal (-3,3%) y España (-1,8%).
En este contexto, para José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, “la expectativa de que la bajada de tipos se va mantener a medio plazo puede enviar un mensaje positivo y es lo que hay que valorar por encima del recorte de 25 puntos básicos”.
“Para la economía lo relevante es que mejoren las condiciones de financiación. En este punto el recorte de tipos es marginal, lo que sí es fundamental es tranquilizar a los mercados. Y actuar de forma conjunta con los gobiernos europeos para conseguirlo. El BCE debe mandar un mensaje claro de que la estabilidad financiera”, explica Martínez Campuzano.
Santiago Carbó, profesor de la Universidad de Granada, coincide en este punto. “La bajada de tipos es una señal positiva, pero tibia. En el caso de España, estamos en un proceso que trasciende más allá de esta decisión, que ayuda pero da solución”.
“En este sentido, quizá tenga más efecto en países más fuertes como Alemania y eso nos puede beneficiar vía exportaciones, pero, aun así, es marginal”.
2- Inflación
El principal objetivo del Banco Central Europeo tradicionalmente ha sido el control de la inflación. El nivel óptimo de referencia para el organismo es que este indicador se mantenga por debajo del 2%. El último dato referente a junio arroja una inflación del 2,4% y esa misma tasa es en la que Bruselas prevé que cierre el ejercicio 2012.
Por ello, aunque es posible que el nuevo recorte de tipos tenga algún impacto en los precios, no supone un riesgo para los analistas.
En opinión de Martínez Campuzano, “el riesgo de inflación es mínimo (o incluso debería preocupar el riesgo de desinflación demasiado pronunciada)”.
De hecho, para Carbó la inflación puede resultar positiva para países con una deuda pública elevada como Italia o España (aunque en menor medida), ya que en términos reales la carga de esa deuda es menor.
Aun así, José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, asegura que “el miedo a la inflación llevara al Bundesbank a plantear batalla. Pero la realidad es que si el BCE no resuelve urgentemente la crisis del euro, la inflación será la menor de las preocupaciones de los alemanes y de todos los europeos”.
3- Abaratamiento de las hipotecas
Los españoles podría sentir en sus propios bolsillos la última decisión de Draghi, ya que puede suponer una reducción de las cuotas hipotecarias.
Es cierto que los tipos del Euribor a corto plazo ya están por debajo del 1,0%. En concreto, el de tres meses está en niveles del 0,645% y el de a una semana en 0,317 %. Sin embargo, sí puede tener un efecto a la baja a más plazo.
“Pero sí pueden impactar algo más en los plazos largos del Euribor ante la convicción de que los tipos de interés pueden mantenerse bajos y cerca de medio punto a medio plazo. En definitiva, no tendría sentido que con un recorte del tipo de interés oficial y expectativas de nuevos descensos en el futuro el tipo de interés a un año estuviera por encima del 1,0 %. Debería estar en un futuro cercano entre 0,75-1,0%. Y esto sí sería positivo en las revisiones de los préstamos hipotecarios en España”, comenta el estratega de Citi.
4- Las empresas se financian más barato
El sector empresarial se enfrenta desde que se desató la crisis a grandes dificultades para financiarse. Un alivio en los tipos de referencia también puede abaratar sus créditos y aligerar el coste de los intereses. En este sentido, cuanto más barato se financie una compañía, más capital puede destinar a la inversión y al mantenimiento del empleo (la principal preocupación de la economía española, con 5,6 millones de parados).
5- Cierto incentivo a que mejore la fluidez del crédito
El BCE ha tomado otra decisión histórica: ha bajado el tipo de interés que se aplica a la facilidad de depósito hasta el 0%. El impacto real de esta medida crea divergencias entre los analistas.
Por un lado, los bancos podrían cambiar su estrategia y optar por sacar el capital al mercado al no obtener ninguna remuneración por depositarlo en organismo presidido por Mario Draghi. Para Díez, éste es el espíritu de esta política que “las entidades dejen de usar al BCE como refugio y que el dinero retorne a los mercados”.
Sin embargo, Martínez Campuzano no lo ve tan claro: “Es otro mensaje nada más. En definitiva, no creo que por un recorte de 0,15%-0,2% puntos vaya a desincentivar a la banca a que deposite en el BCE la liquidez en lugar de prestarla.... Pero todo ayuda, naturalmente”.
La cuestión es que en estos momentos de incertidumbre, aunque la remuneración sea nula, los bancos podrían seguir optando por la seguridad que aporta el BCE. De hecho, Suiza y Dinamarca han logrado colocar emisiones de deuda con tipos negativos.
6- El BCE se puede convertir en el único prestamista
El descenso de los tipos de facilidad de depósito puede tener también otra consecuencia, que se frenen los préstamos interbancarios. Nomura explica en uno de sus últimos informes que las entidades pueden desistir de prestarse en el interbancario porque asumen un riesgo y no tienen recompensa. “En cambio, los participantes del mercado posiblemente preferirán obtener los préstamos del BCE en su lugar. El resultado final sería una mayor dependencia de los préstamos del BCE y el BCE cada vez más se convertiría en el único proveedor de liquidez del mercado monetario. Esto prolongaría la estrategia de salida del BCE, algo con lo que organismo no se siente cómodo”, explica Nomura.
7- ¿Se acaba la artillería? 
Para el mercado el discurso de Draghi ha sido decepcionante porque no ha apuntado nuevas medidas de estímulo. De hecho, ha explicado que el BCE ni se lo ha planteado. En esta tesitura, con las medidas convencionales ya prácticamente agotadas (con los tipos en mínimos históricos), surge la duda de si el organismo ha agotado su artillería o, al menos, de si no está dispuesto a utilizarla (con nuevas barras libres, compras de bonos u otras posibles alternativas).
Díez de Intermoney considera que “las subastas a 3 años han sido ineficaces y ya solo queda que el BCE anuncie un plan de compra de deuda publica y bancaria como han hecho la Fed y el banco de Inglaterra desde 2009”. “Los tipos han dejado de ser la variable operativa de la política monetaria que solo consigue sus objetivos vía cantidades”, añade este analista.
8-Es una decisión a corto plazo
Para Nomura el hecho de “empujar las tasas de interés a su límite inferior puede ser en realidad señal de que los tipos se mantendrán bajos durante poco tiempo”. Esta entidad explica en un informe que el BCE es consciente de que el dinero barato podría dar lugar a nuevas burbujas de préstamos y puede retrasar el inevitable proceso de desapalancamiento. “Las preocupaciones a corto plazo puede requerir tasas muy bajas, pero esto puede alimentar a más largo plazo problemas de estabilidad financiera”, concluye.

Fuente: Diario Expansión
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com
ingeypro.  Servicios: Planes de Gestión de Residuos, Gestión de Obras, Planes de Seguridad y Salud, Eficiencia Energética, presupuestos, estudios de obras, Oficina técnica
Ingeypro en Cáceres, Madrid y Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada