domingo, 8 de julio de 2012

El sobrecoste en la compra de aviones españoles amenaza al Gobierno checo


Las sospechas de corrupción que rodean la compra de cuatro aviones españoles de transporte militar pueden provocar la caída del actual Gobierno checo, presidido por Petr Necas.
El Parlamento de Praga decidirá este mes si levanta la inmunidad a su actual vicepresidenta, Vlasta Parkanová, dirigente de TOP 09, uno de los tres partidos que forman el Gobierno de coalición de centroderecha.
La Unidad de Lucha contra el Crimen Organizado y la Delincuencia Financiera acusa a Parkanová de abuso de poder y malversación de recursos públicos por aprobar en 2009, cuando era ministra de Defensa, la compra de cuatro aviones de transporte militar C-295M fabricados en España por Airbus Military, filial del consorcio europeo EADS y heredera de Construcciones Aeronaúticas (CASA).
El coste para la República Checa se disparó hasta 34 millones por unidad (135 millones por cuatro aparatos)
La acusación sostiene que Parkanová no pidió informes de los expertos y aceptó conscientemente un sobreprecio de 558 millones de coronas (25 millones de euros). La exministra se defiende asegurando que no tenía obligación de consultar a nadie y que el supuesto sobrecoste, basado en un estudio de la firma estadounidense American Appraisal, carece de base.
El escándalo ha abierto fisuras en el Gobierno de coalición. El primer ministro Necas (del partido ODS) ha recomendado a Parkanová que renuncie voluntariamente a su inmunidad, mientras que el ministro de Asuntos Exteriores y líder del TOP 09, Karel Schwarzenberg, ha denunciado una “caza de brujas” y ha advertido que, en todo caso, debería imputarse a todo el Gobierno checo de la época, que dirigía el conservador Mirek Topolánek —famoso por sus visitas a Villa Certosa, la residencia de Berlusconi en Cerdeña—, y del que formaba parte el propio primer ministro actual.

Praga denuncia fallos en los aparatos

Vlasta Parkanová. /
La investigación en torno a su presunto sobreprecio no es el único problema al que se enfrenta la venta de cuatro C-295M a la República Checa. Los aviones han tenido problemas en sus equipos de navegación y, sobre todo, en el sistema de defensa antimisil (DAS). Tras la realización de pruebas en un campo de maniobras de Reino Unido, a principios de junio, un portavoz del Ministerio de Defensa checo declaró el pasado martes a la agencia de noticias CTK que el sistema de defensa pasiva no ha superado el test y ha fallado en siete de las 17 áreas sometidas a examen.
La República Checa llegó a amenazar con devolver los aparatos si no estaban plenamente operativos a finales de mayo, alegando que sin el alertador de amenazas no podía desplegarlos en Afganistán. La noticia de que los aviones no habían superado el examen ha sorprendido en Airbus Military, tanto porque no era esa la información que le facilitaron sus propios técnicos desplazados al Reino Unido como por haberse enterado a través de la prensa.
“Los aviones presentaban algunos problemas en determinadas operaciones, pero se han solucionado a satisfacción del cliente y no tenemos constancia de que se hayan producido fallos en las pruebas en el Reino Unido”, declaró un portavoz de la empresa a EL PAÍS. Airbus ya devolvió uno de los cinco cazas L-159 checos para compensar los retrasos, y ahora negocia un acuerdo de compensación económica que podría estar detrás de las discrepancias sobre el resultado de las pruebas.
Los fallos de los C-295M checos resultan sorprendentes, ya que se trata de un modelo largamente rodado, del que se han vendido un centenar de unidades en todo el mundo. El Ejército del Aire español tuvo un C-295M en Afganistán durante dos años, hasta julio pasado, sin que se detectara ningún problema.
Más lejos ha ido el ministro de Finanzas y vicepresidente del TOP 09, Miroslav Kalousek, quien telefoneó al responsable de la investigación y le amenazó con poner fin a su carrera en la policía. Necas ha calificado este comportamiento de “inaceptable” y ha amenazado con echar del Gobierno a quien presione a los investigadores del caso.
Pero el primer ministro tiene muy difícil poner coto al escándalo. Según se informó en su día, el Ministerio de Defensa checo pagó por los cuatro aviones 3.600 millones de coronas, unos 135 millones de euros, y entregó además cinco cazas checos L-159 de segunda mano.
Consultada por EL PAÍS, Airbus Military se ha negado a revelar cuánto cobró. Sin embargo, el informe oficial sobre exportaciones españolas de armas en 2010, remitido al Congreso por la Secretaría de Estado de Comercio, revela que se vendieron a la República Checa “cuatro aviones de transporte y apoyo logístico” por 104,1 millones. Aunque cada contrato es diferente —en función del número de unidades, equipos o apoyos—, este precio (26 millones por unidad) es similar al pagado por México, Portugal, Finlandia, Ghana, Colombia o Egipto. En todos estos supuestos, el coste de cada C-295 osciló entre 21,6 (Portugal) y 26,9 millones (Ghana).
En cambio, el coste para la República Checa se disparó hasta 34 millones por unidad (135 millones por cuatro aparatos); e incluso hasta 45 millones (el doble de lo pagado por otros clientes), ya que uno de los C-295 se cambió por los cinco cazas.
La explicación de este desfase podría estar en la presencia de una empresa intermediaria, denominada Omnipol. Un portavoz de Airbus Military precisó que fue el Ministerio de Defensa checo el que designó a Omnipol como su representante, por lo que la compañía española no tenía posibilidad de negociar directamente con su cliente.
Hasta 1989, cuando cayó el muro de Berlín, Omnipol era una compañía estatal con monopolio en el comercio de productos básicos, pero en 1991 dio entrada al capital privado y en 1996 se privatizó totalmente. Su hombre fuerte en 2009 era Richard Hava, amigo personal del ministro de Finanzas, Mirislav Kalousek, quien fue durante cinco años responsable de compras del Ministerio de Defensa.


Fuente: Diario El País
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com
ingeypro.  Servicios: Planes de Gestión de Residuos, Gestión de Obras, Planes de Seguridad y Salud, Eficiencia Energética, presupuestos, estudios de obras, Oficina técnica
Ingeypro en Cáceres, Madrid y Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada