lunes, 30 de julio de 2012

El futuro de España, según diez grandes empresarios del país


Los empresarios confían en el potencial de nuestra economía



Emilio Botín, presidente del Banco Santander

Los empresarios confían en el potencial de nuestra economía
«Los españoles somos una gran nación y la sociedad cuenta con importantes fortalezas: un sistema democrático consolidado, un sector empresarial exportador competitivo y potentes multinacionales, unas infraestructuras de primera gracias a las fuertes inversiones realizadas en los últimos 20 años, un capital humano muy cualificado, un elevado porcentaje de graduados universitarios superior a otros países y una producción científica que es la novena del mundo. Todo esto, junto a las medidas de austeridad a corto plazo y las reformas llevadas a cabo, nos permitirán recuperar la confianza y volver a la senda del crecimiento». Como ha señalado Emilio Botín, «las dificultades actuales no deben afectar a nuestra confianza y capacidad de acción. El Gobierno ha realizado con gran determinación reformas de profundo calado, duras en el corto plazo, pero imprescindibles de cara al futuro. No hay duda de que están sentando las bases para una recuperación sostenible y equilibrada de la economía y el empleo».

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola

Los empresarios confían en el potencial de nuestra economía
Por todos es conocido el momento crítico que atraviesa España, con una tasa de desempleo histórica, la prima de riesgo en niveles hasta ahora desconocidos y la rentabilidad de nuestra deuda disparada. Tanto los ojos de la UE como del FMI (recordemos las palabras de su economista jefe, Olivier Blanchard, advirtiendo de que elcrecimiento mundial depende de la evolución española e italiana) están puestos en España. En este contexto pesimista también debe haber un espacio para el optimismo. España tiene mucho por hacer, pero no es menos cierto que es uno de los países clave para la Unión, que cuenta con un importante tejido industrial y en el que algunos datos, como el crecimiento de las exportaciones hasta mayo del 3%, arrojan esperanza. Contamos con multinacionales de referencia que ejercen un gran efecto tractor sobre miles de pymes. Debemos pues, confiar en estas compañías, competitivas y de primera división, y trabajar para que su actividad siga siendo fuente de riqueza.

Antonio Brufau, presidente de Repsol

Los empresarios confían en el potencial de nuestra economía
La economía española, como parte integrante de la Unión Europea, está atravesando uno de los momentos más duros que se recuerda y nuestro avance como país vendrá determinado por nuestra capacidad de adaptación ante los cambios. Estamos ante una nueva crisis deconfianza sobre un experimento monetario nunca antes visto: la creación y fortalecimiento del euro. Si no entendemos la magnitud del reto no sacaremos partido de sus fortalezas. La adaptación está siendo más rápida de lo que puede parecer. La reforma laboral permitirá una mayor creación de empleo. La sostenibilidad fiscal se está tratando con medidas estructurales. Las necesidades del sistema financiero estarán cubiertas por la Unión Bancaria Europea. La competitividad está mejorando, y somos el país de la OCDE donde más crecen las exportaciones desde 2009. No nos olvidemos de que entre nuestras fortalezas destaca la de ser un socio clave en la construcción del euro y, además, uno de los países que más apuesta por una gobernanza europea integrada. Precisamente la integración será la clave de la fortaleza de España y de todos los europeos.

José Manuel Machado, presidente de Ford España

Los empresarios confían en el potencial de nuestra economía
El sector del automóvil es clave para la recuperación de la economía española por su gran peso en el PIB y en las exportaciones. Estamos convencidos de que el sector del automóvil, y me refiero tanto a la venta como a la fabricación, es un motor de generación de riqueza nacional y podemos seguir siéndolo, siempre y cuando continuemos invirtiendo en mejorar nuestra productividad y mantengamos una reducción de costes, tanto operativos como logísticos. Creemos estar avanzando muy positivamente como sector gracias al buen diálogo con los representantes sindicales, las Comunidades Autónomas y el Gobierno central. Tenemos la confianza de no estar al final, sino al principio de este camino de una nueva era de recuperación del sector. Desde Ford España estamos invirtiendo fuertemente para migrar de la fabricación de coches de pequeño tamaño a coches más grandes y con más contenido que nos permitirá, cuando el mercado se recupere, llegar incluso a duplicar nuestra facturación.

Ángel Ron, presidente de Banco Popular

Los empresarios confían en el potencial de nuestra economía
La crisis ha distorsionado la percepción que los mercados tienen sobre España. Es cierto que la economía arrastra problemas estructurales -desempleo, déficit, baja productividad-, pero también lo es que el Gobierno ha tomado medidas. Aún queda camino por recorrer, pero la senda está marcada. También en el sistema financiero hay una percepción distorsionada. Los errores en las antiguas cajas las han llevado a requerir ayudas públicas. Pero es necesario trazar una línea divisoria entre esas entidades y el resto: bancos y cajas rentables. Estos y otros problemas han eclipsado fortalezas mayores de las que reflejan los mercados. España es una potencia mundial en energías renovables, tecnología aeronáutica, distribución o turismo, con empresas referentes en cada sector. Para que esa realidad prevalezca es necesaria una apuesta firme por comunicar nuestros aciertos y nuestros fallos y devolver así la confianza, remarcando nuestro compromiso con el esfuerzo común para regresar a la senda de la recuperación y el crecimiento continuado.

Antonio Huertas, presidente de Mapfre

Los empresarios confían en el potencial de nuestra economía
La situación en España es difícil, pero somos optimistas de cara al futuro. Contamos con una economía que puede volver a crecer, creando empleo y generando confianza crediticia, siempre que se sigan poniendo en marcha las medidas económicas adecuadas y, sobre todo,se controle la especulación que hay alrededor de la deuda pública, situación que es claramente insostenible y que, además, no refleja la realidad productiva de España.
Es verdad que seguimos teniendo un grave problema de desempleo, pero también es cierto que existen sectores empresariales en pleno desarrollo en nuestro país, que están creando puestos de trabajo -el seguro es uno de ellos-, y que las exportaciones están creciendo a muy buen ritmo. Por todo esto, tenemos plena confianza en la sostenibilidad de la economía española, y esperamos que nuestro país avance con paso firme para ir alcanzando un terreno seguro en el que la confianza general se restablezca. Eso sí, será necesario el esfuerzo de todos.

Manuel Sánchez Ortega, Abengoa

Los empresarios confían en el potencial de nuestra economía
En estos momentos no debemos perder de vista los sólidos fundamentos en los que se basa nuestra economía real, y sobre los que debemos apalancar nuestra recuperación. Dos esenciales son la innovación y la internacionalización, como lo demuestra la existencia de empresas multinacionales españolas que siguen siendo protagonistas destacadas en los mercados internacionales, incluso en el momento de ajuste por el que atravesamos. Otro, la seguridad jurídica. Las empresas tenemos la responsabilidad de invertir y de crear empleo, y sabemos hacerlo; el Gobierno tiene la misión de crear el clima de confianza económica para que lo anterior sea posible. La inversión estable, de largo plazo, busca entornos donde la seguridad jurídica no se cuestione a gusto de unos pocos. La inseguridad jurídica se refleja en la prima de riesgo que acabamos pagando todos. El camino no es fácil, y por eso es imprescindible mantener los sólidos principios en los que se basa cualquier economía del primer mundo.

Gabriel Escarrer, Meliá Hotels International

Los empresarios confían en el potencial de nuestra economía
La economía española presenta una gran dualidad entre un sector privado muy dinámico y competitivo (como demuestra el hecho de que tengamos algunas de las empresas turísticas, de infraestructuras, textil o energías más importantes a nivel internacional) y un sector público caro, complejo y pesado que, unido a un sistema regulatorio obsoleto en ámbitos clave como el laboral, es un lastre a la eficiencia y la competitividad del país.
Además, aunque no esté de moda, una parte de nuestro sector bancario es ejemplar y debe ser un pilar para la competitividad y la internacionalización de nuestro país. Creo que estas fortalezas pueden ser una buena base para emprender una recuperación, pero es urgente e inaplazable que se hagan las reformas estructurales y la racionalización de la estructura de nuestro sector público si queremos que nuestras buenas empresas y nuestros emprendedores con talento puedan competir en un mundo abierto y global como es el actual.

Juan-Miguel Villar Mir, presidente de OHL

Los empresarios confían en el potencial de nuestra economía
Las dificultades de España para salir de la crisis actual son innegables, pero más cierto aún es que la economía española está dotada de la fortaleza adecuada para superar esta adversa coyuntura. El Gobierno ha emprendido reformas estructurales necesarias para que nuestro país recupere la senda de la productividad y la competitividad, con el fin de sentar las bases de una economía más flexible, más sólida y más estable. Además, nuestro país tiene en esta crisis una fortaleza nueva, que consiste en la dimensión, la destacada proyección internacional, la capacidad financiera y el liderazgo sectorial de algunos grandes grupos empresariales, comprometidos también con el impulso de la Marca España en todo el mundo. Sin embargo, la recuperación no será posible sin el esfuerzo y el compromiso de toda la sociedad. Es necesario que todos trabajemos más y mejor, con espíritu constante de superación y mejora, poniendo el esfuerzo necesario para ayudar a nuestro país.

Javier Monzón, presidente de Indra

Los empresarios confían en el potencial de nuestra economía
España tiene un relevante potencial y un amplio número de empresas que están demostrando saber competir globalmente. La internacionalización empresarial es una de las claves para crecer y crear empleo; su base principal ha de ser el capital humano y la innovación.
La competitividad va unida al talento y a la incorporación de nuevas tecnologías en el tejido productivo. Todas las políticas que permiten reforzar estas capacidades darán frutos positivos. Muchas de las acciones necesarias en estos ámbitos no requieren más recursos económicos, sino acciones decididas en organización, regulación y gestión por parte de los distintos agentes involucrados. Indra es un buen ejemplo: empresa española de alta tecnología y conocimiento que compite globalmente, alcanzando un gran crecimiento en los mercados internacionales; en el primer semestre de 2012, un 20% orgánicamente. El crecimiento de la actividad internacional ha impulsado el aumento de la plantilla en España en más de 2000 profesionales.

Fuente: Diario ABC
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com
ingeypro.  Servicios: Planes de Gestión de Residuos, Gestión de Obras, Planes de Seguridad y Salud, Eficiencia Energética, presupuestos, estudios de obras, Oficina técnica
Ingeypro en Cáceres, Madrid y Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada