lunes, 18 de junio de 2012

Rajoy pide que las ayudas se concedan directamente a la banca


Pide en el G-20 «romper el vínculo entre el riesgo bancario y el soberano, que ha resultado ser tremendamente dañino».
Importante respaldo para España: el G-20 «dará la bienvenida» hoy en su declaración final al plan del Gobierno de Rajoy para recapitalizar el sistema bancario. Así figura en el borrador que han preparado los países participantes en la cumbre de Los Cabos (México), que también recoge el compromiso de los países del euro de proteger la «integridad y la estabilidad del área» ante el «escenario de nuevas tensiones en los mercados».
Tensiones que ayer convirtieron a España en protagonista de la cita internacional. No estaba en la agenda oficial el temor a que ese rescate a la banca sea sólo el preludio de una intervención de toda la economía. Pero el récord de la prima de riesgo del país se encargó de convertir ese asunto en protagonista.
La duda era obvia: ante el fracaso en los mercados, ¿hay posibilidades de que el Eurogrupo revise el rescate a la banca? ¿Se podría sustituir el fondo estatal por un sistema en el que el cortafuegos europeo inyecte directamente fondos en las entidades?
El propio Mariano Rajoy se posicionó en este debate. El presidente del Gobierno abogó por «romper el vínculo entre el riesgo bancario y soberano, que ha resultado ser tremendamente dañino». Según fuentes del Ejecutivo, durante su intervención a puerta cerrada en el plenario del G-20 dijo también que esa ruptura es algo «prioritario», tal y como había destacado horas antes José Manuel Durao Barroso, el presidente de la Comisión Europea.
«Estamos a favor de un sistema que evite en la medida en que sea posible cualquier tipo de contaminación entre deuda financiera y deuda soberana, porque creemos que éste es uno de los problemas que puede tener un impacto negativo en términos de reacción de los mercados», aseguraba el dirigente europeo.
En román paladino, esto significa que tanto Rajoy como Bruselas buscan fórmulas para que la asistencia financiera no se conceda al Estado español, sino directamente a los bancos, con lo que no computaría como deuda pública. Un mecanismo que podría aliviar a los mercados que, junto a la prima de riesgo, llevaron ayer a máximos la rentabilidad de la deuda.
A la espera de detalles
La propuesta tiene bastantes visos de salir adelante, pues al impulso de la Comisión Europea a esta medida se suma el del Fondo Monetario Internacional. Y ambos organismos, junto al BCE, forman la troika que supervisará el rescate a la banca española.
Aunque el plan tiene en su contra dos obstáculos cruciales: esa «descontaminación» de la que habla Barroso y que pide Rajoy no está contemplada en las actuales normas comunitarias y cuenta con el rechazo de un grupo de países que encabeza Alemania, un jugador decisivo en la UE. No obstante, incluso este punto estaba ayer en cuestión, pues la declaración final del G-20 prevé incluir también el compromiso de todos los miembros de la zona del euro de hacer lo necesario «para romper la vinculación entre el riesgo soberano y el bancario».
Y es que se trata de un «círculo vicioso» que está perjudicando a España. Al menos, así lo sugería la semana pasada Moody's, que ha dejado el ráting del país a largo plazo al borde del bono basura por este motivo. «Está claro que la responsabilidad de apoyar a los bancos españoles recae sobre el Gobierno español, empeorando su endeudamiento», sostenía la agencia.
Sin embargo, aún es pronto para anticipar acontecimientos, pues el Ejecutivo de Rajoy no ha explicado todavía los detalles del plan de asistencia financiera. «Lo que esperamos ahora es que España presente su petición formal y, entonces, discutiremos entre los países de la eurozona la mejor forma de hacerlo», decía Barroso. «En este momento, no puedo decir cómo se establecerá exactamente el mecanismo de apoyo», se excusaba, evitando de dar una respuesta definitiva y «prematura».
Expropiación de YPF
Se espera que durante la jornada de hoy Rajoy aporte esos detalles, para sustentar el importante apoyo del G-20. El foro también respalda otro de los puntos en los que incide el Gobierno español: la necesidad de proteger la seguridad jurídica de las inversiones tras la expropiación de la petrolera YPF.
Precisamente, ésta es la primera cumbre en la que Rajoy coincide con Cristina Fernández de Kirchner, la presidenta argentina, si bien no hay prevista ninguna reunión.
Fuente: Diario Expansión
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com
ingeypro.  Servicios: Planes de Gestión de Residuos, Gestión de Obras, Planes de Seguridad y Salud, Eficiencia Energética, presupuestos, estudios de obras, Oficina técnica
Ingeypro en Cáceres, Madrid y Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada