domingo, 24 de junio de 2012

España comienza a negociar las condiciones del rescate en una semana clave para el euro


  • El Gobierno de Rajoy solicitará la ayuda hoy de manera formal
  • Fuentes de la UE aseguran que buscan minimizar el impacto del rescate
  • España cree que las condiciones serán similares a las de otros países
  • El próximo jueves y viernes los líderes de la UE celebrarán una cumbre
  • Se espera que Alemania ceda en su apuesta por la austeridad

Arranca una semana crucial para el futuro de la unión monetaria europea con todos los ojos puestos en España y en la negociación de las condiciones del rescate bancario que el Gobierno de Mariano Rajoy solicitará hoy formalmente ante los socios de la Unión Europea. Unos días después, el próximo jueves, dará comienzo una cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno de todos los países miembros para analizar nuevas medidas que impulsen el crecimiento de los Veintisiete.
Así, la línea de crédito para recapitalizar a la banca española (que tiene un límite de 100.000 millones de euros), el debate sobre la unión bancaria y fiscal, y la creación de un fondo de 130.000 millones de euros -equivalente al 1 % del PIB de la UE-, destinado a impulsar el crecimiento, marcarán las pautas en la UE la próxima semana.
En el caso del rescate bancario español, el margen de negociación que hay sobre la mesa no es muy amplio, habida cuenta de que la línea de financiación que se ha puesto a disposición de la banca española por importe de hasta 100.000 millones de euros será distribuida por el Estado a través del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria).
Fuentes de la UE han explicado en los últimos días que tratarán de minimizar el impacto del paquete de ayuda en la economía española con varias posibles medidas.
Una de las posibilidades que hay sobre la mesa es alargar el plazo del préstamo que se concederá para la banca para que el impacto en el aumento de la deuda se diluya.
La UE también apuesta por que la cantidad prestada no sea considerada como una deuda "preferente", ya que ello implicaría que el Estado debería atender su pago antes que el resto de la deuda pública que coloca en los mercados. Para ello, los recursos deberían proceder del Fondo Europeo de Estabilidad (FEEF), porque no tienen esta condición de preferencia.
Sin embargo, si los fondos procedieran del MEDE (el Mecanismo Europeo de Estabilidad), que aún no está en marcha a falta de que lo ratifiquen los parlamentos de algunos Estados, sí tendría este carácter de deuda senior.
España, no obstante, ya ha empezado a hacer sus cálculos sobre los términos del préstamo, que cree se moverá en parámetros similares a los de otros países. Por tanto, cree que tendrá un plazo largo de incluso más de 15 años, un periodo de gracia de entre 5 y 10 años y un tipo de interés entre el 3% y el 4%.
Los detalles de las condiciones del préstamo quedarán establecidos en un memorando de entendimiento que se espera esté listo para la próxima reunión del Eurogrupo del 9 de julio.

Cumbre europea

Antes, el próximo jueves y viernes, tendrá lugar en Bruselas una cumbre que reunirá a los jefes de Estado y Gobierno de los países miembros de la UE. En la reunión, se espera que Alemania ceda en su férrea apuesta por la austeridad, tras la rescomendaciones dadas la pasada semana por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la flexibilización de las condiciones del Banco Central Europeo (BCE) a la hora de facilitar la inyección de capital.
El viernes se reunieron en Roma para preparar la cumbre europea los líderes de las cuatro mayores economías de la zona del euro: el presidente francés, François Hollande, la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro italiano, Mario Monti, y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.
Tras esa cita, los cuatro gobernantes mostraron una disposición más integradora, que contrasta con la época 'Merkozy', referente del tándem formado por la canciller alemana y el ex presidente francés Nicolas Sarkozy, quienes se reunían en solitario para preparar las cumbres europeas.
Con estas premisas, los mercados estarán hoy pendientes, de nuevo, de la prima de riesgo española (el diferencial de la rentabilidad entre el bono alemán a diez años y el bono nacional), que el pasado viernes bajó de los 500 puntos (hasta los 480 enteros) y del Ibex, que en la última sesión cerró con una subida del 1,59% y en el borde de los 7.000 puntos (6.900 enteros).

Fuente: Diario Expansión
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com
ingeypro.  Servicios: Planes de Gestión de Residuos, Gestión de Obras, Planes de Seguridad y Salud, Eficiencia Energética, presupuestos, estudios de obras, Oficina técnica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada