lunes, 25 de junio de 2012

El 'ladrillo' pasa factura a España, Estados Unidos, Irlanda y el Reino Unido


El derrumbe del sector inmobiliario tendrá efectos duraderos en el desempleo

Entre las economías avanzadas que "aún sufren las secuelas del profundo desplome de la actividad crediticia e inmobiliaria se cuentan principalmente España, Estados Unidos, Irlanda y el Reino Unido", informó el Banco de Pagos Internacionales (BPI).
"El desequilibrio de la economía mundial persiste e incluso parece agravarse por la interacción de las debilidades aún presentes", cinco años después del estallido de la crisis financiera, según el BPI, que celebró su asamblea general anual.
En su informe anual, en el que analiza el sistema financiero internacional entre junio de 2011 y comienzos de junio de 2012, el BPI presenta un panorama desolador y prevé que el crecimiento siga siendo anémico en muchas economías avanzadas.
El director general del BPI, Jaime Caruana, dijo que "los bancos centrales no pueden solucionar problemas que otros eluden" y que las dificultades de la economía mundial "están bien enraizadas y exigirán soluciones profundas".

Reformas, mejor antes que más tarde

En su discurso ante representantes de los bancos centrales, Caruana declaró que "el ajuste fiscal, la consolidación de los balances bancarios y otras reformas necesarias no pueden aplazarse hasta que lleguen tiempos mejores" y "recurrir a los bancos centrales sin actuar en otros frentes acabaría minando la confianza y aumentando los riesgos para la estabilidad macroeconómica y financiera".
En su informe, el BPI recuerda que "el derrumbe del sector de la construcción y otros sectores relacionados con la actividad inmobiliaria fue particularmente severo en España y Estados Unidos" y tendrá importantes efectos duraderos en el desempleo.
Añade que los obstáculos también podrían ser considerables para la mayoría de los países europeos, que comercian intensamente entre sí y cuyas previsiones de crecimiento han sufrido una fuerte revisión a la baja.
China y los principales países de Europa Occidental (Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido) se sitúan de algún modo entre ambos grupos.
Es probable que se enfrenten a una caída significativa (en torno a 1 punto porcentual) en el crecimiento de sus socios comerciales, pero sus exportaciones no representan más del 40 % de su PIB, lo que limita las repercusiones derivadas del menor crecimiento de la demanda externa.
Los niveles insostenibles de deuda fueron en última instancia el origen de la crisis financiera y no hay claros indicios de que la situación haya mejorado mucho desde entonces.
Los parámetros que miden la sostenibilidad de la deuda no han mejorado significativamente en las economías más afectadas por la crisis financiera, mientras en muchas otras han empeorado.

Cierto desapalancamiento

Los datos agregados sugieren un cierto progreso en el desapalancamiento de los hogares británicos, españoles y estadounidenses, aunque únicamente los hogares alemanes han continuado reduciendo sus niveles de deuda con respecto a sus ingresos.
En el caso de Estados Unidos, el endeudamiento financiero de este sector permaneció bastante estable durante el auge inmobiliario, por lo que no sería necesario un desapalancamiento generalizado tras el desplome de precios.

Precios emergentes

Por otro lado, el BPI estima que la proporción del PIB que las familias y empresas de Brasil, China, la India y Turquía están destinando al servicio de su deuda supera o ronda sus cotas más altas desde finales de los años 90.
Los precios de los activos también parecen ser cada vez más excesivos en muchas economías emergentes y en algunos importantes mercados locales de Brasil, los precios inmobiliarios casi se han duplicado desde el inicio de la crisis "subprime".
"La revalorización de activos inmobiliarios en China es aún más pronunciada y los precios del suelo en Pekín y Shanghai casi se hanquintuplicado desde 2004", advierte el BPI.
En todos estos mercados emergentes, la acumulación de desequilibrios parece concentrarse fundamentalmente en ciertas regiones o segmentos del mercado (por ejemplo, en las viviendas de lujo en China).
Aun así, esto no significa necesariamente que un eventual desplome vaya a ser menos lesivo para el sistema financiero siempre que las hipotecas también se concentren en estas zonas.

Fuente: Diario El Mundo
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com
ingeypro.  Servicios: Planes de Gestión de Residuos, Gestión de Obras, Planes de Seguridad y Salud, Eficiencia Energética, presupuestos, estudios de obras, Oficina técnica
Ingeypro en Cáceres, Madrid y Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada