sábado, 28 de abril de 2012

Rajoy subirá el IVA en 2013 y rebajará las cuotas sociales a las empresas


El ministro de Economía, Luis de Guindos, evitó durante su intervención después del Consejo de Ministros decir claramente que el Gobierno subirá el IVA. Se limitó a indicar que el Ejecutivo elevará la imposición indirecta a la par que reducirá la fiscalidad sobre el trabajo, lo que permitirá para recaudar 8.000 millones adicionales. Sin embargo, fuentes de Hacienda reconocen que el IVA es el único impuesto indirecto con capacidad para elevar tanto los ingresos. También es previsible que se incrementen otros tributos indirectos como los impuestos especiales que gravan productos como el tabaco, el alcohol o los carburantes.
El Programa de Estabilidad prevé que los ingresos derivados de los impuestos indirectos aumenten del 9,8% del PIB previsto para este año al 10,6% el próximo, lo que supone unos 10.670 millones más. A esa cifra hay que descontarle los 2.775 millones de pérdida de ingresos que supondrá la rebaja en las cotizaciones sociales. La patronal CEOE siempre ha denunciado que las empresas españolas pagan mucho más que sus homólogas europeas a la Seguridad Social.
Sin embargo, hasta ahora, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, había rechazado una y mil veces la posibilidad de subir el IVA ya que, en su opinión, solo agravaría la recesión. Ahora, el Gobierno contraargumenta que la subida prevista del principal impuesto indirecto se aplicará en 2013, cuando ya aparecerán los primeros signos de recuperación.
El Ejecutivo prevé que el PIB aumente un 0,2% el próximo año tras registrar un descenso del 1,7% este ejercicio. Se trata de una visión mucho más optimista que la que maneja el mercado. El panel de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) -que recoge la opinión de 18 entidades financieras e institutos de estudios- prevé que el PIB se contraerá un 0,2% el próximo año.
En cualquier caso, es cierto que el tipo del IVA del 18% vigente en España se encuentra por debajo de la media de la UE, que alcanza el 20,9%. Resulta factible pensar que el Gobierno pueda elevar, como mínimo, dos puntos el IVA hasta el 20%. En este sentido, hay que recordar que el anterior Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero ya elevó del 16% al 18% el tipo general y del 7% al 8% el llamado gravamen reducido. Con ello, se logró elevar los ingresos en 5.400 millones. De hecho, también es previsible Hacienda vuelva a subir el tipo reducido que se aplica a bienes y servicios como los alimentos elaborados, la peluquería o los restaurantes.
Pesimismo en el empleo
Fuentes de Economía reconocen que aplicar esas subidas impositivas supone un coste en términos de crecimiento, aunque confían en que a medio plazo sirva para recuperar la confianza y reducir la prima de riesgo. Ello debería permitir al Gobierno financiarse a tipos más moderados. En cualquier caso, para el próximo ejercicio, el Gobierno prevé un durísimo recorte del consumo de las administraciones públicas, que caerá un 4,6%, del gasto de los hogares (-1,1%) y de la inversión empresarial (-0,5%). Así, ese ligero avance del 0,2% procederá de las exportaciones de bienes y servicios. Para 2014 y 2015, Economía prevé que España crezca un 1,4% y un 1,8%, respectivamente, un nivel todavía insuficiente para la recuperación del mercado de trabajo. De hecho, no será hasta dentro de dos años cuando la economía empiece a crear empleo neto. La tasa de paro se mantendrá por encima del 24% este año y el próximo. Y bajará al 22,3% en 2015, un nivel históricamente alto. De hecho, la tasa de desempleo se mantendrá por encima de la registrada en 2011 durante toda la legislatura. Así, España seguirá liderando el paro en la Unión Europea en los próximos años.
A día de hoy, la prioridad para el Gobierno es cumplir con la senda de consolidación fiscal, que contempla que el déficit público baje este año del 8,5% del PIB al 5,3% y alcance finalmente el nivel del 3% que exige Bruselas en 2013.
De Guindos destacó que ya el próximo año España registrará un superávit primario, es decir, los ingresos superarán los gastos si se descuentan los recursos destinados a pagar los intereses de la deuda. El endeudamiento público se mantendrá lejos del 60% del PIB que exige el Plan de Estabilidad de la Unión Europea y se situará por encima del 80% en los próximos años, un nivel jamás registrado en la historia reciente de España.
El Gobierno asegura que seguirá con su política de reducción del gasto. Así, para este año, las partidas presupuestarias totales se recortarán en 11.144 millones y en 10.604 millones en 2013. Teniendo en cuenta las subidas fiscales y la reducción del gasto, el ajuste para este ejercicio asciende a 30.264 millones. Una cifra que disminuirá hasta los 19.604 millones el próximo. Medidas aprobadas recientemente como la subida de tasas universitarias a partir del curso 2012-2013 también tendrán efecto el próximo año. Lo mismo sucede con el copago farmacéutico.
Las comunidades, el eslabón débil para cumplir el objetivo de estabilidad, han aprobado en 2012 planes para elevar en 4.053 millones los ingresos y reducir en 5.702 millones el gasto. Ahora, solo falta que todo lo que aparece en los papeles, se cumpla en la realidad.

Así serán los ajustes este año y el que viene

Impuesto de sociedades: es la partida que más ingresos reportará al Ejecutivo este año, con 5.300 millones (el 25% del total), gracias a la supresión de un gran número de deducciones.
IRPF: la subida "temporal" del principal impuesto para este ejercicio y el que viene proporcionará 4.100 millones extras en 2012 y otros 1.000 en 2013.
Ingresos autonómicos: la obligación de cumplir con el déficit llevará a las autonomías a subir tasas e impuestos. Valga como ejemplo la Comunidad Valenciana, que el viernes recuperó el impuesto de patrimonio, elevó el de transmisiones patrimoniales e impondrá tasas judiciales para ingresar más de 1.000 millones adicionales. El Gobierno prevé recaudar 3.500 millones solo este año.
Amnistía fiscal: la puesta en marcha de un plan para regularizar rentas ocultas aflorará en torno a 25.000 millones, según los cálculos del Ejecutivo. Los que declaren ese dinero deberán pagar el 10%, con lo que las previsiones de recaudación se limitan a 2.500 millones.
Reforma sanitaria: las medidas incluidas en el decreto relativas al recorte del gasto sanitario, como la rebaja de precios de los fármacos, el copago de las medicinas, las ambulancias o algunas prótesis y la redefinición de la cartera de servicios generarán un ahorro de 7.200 millones (3.600 en 2012 y 3.000 en 2013). Los ajustes en educación proporcionarán un alivio para las cuentas de 4.000 millones en dos ejercicios.
Competencias impropias: este ejercicio se diseñará el modelo para eliminar las duplicidades. El próximo año se pondrá en marcha y el Gobierno augura dejar de gastar con él unos 3.500 millones.


Fuente: Diario Cinco Días
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com
ingeypro.  Servicios: Planes de Gestión de Residuos, Gestión de Obras, Planes de Seguridad y Salud, Eficiencia Energética, presupuestos, estudios de obras, Oficina técnica
Ingeypro en Cáceres, Madrid y Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada