miércoles, 15 de febrero de 2012

Rosell afirma que la reforma laboral creará empleo 'cuando los vientos sean favorables para la economía'


  • ¿Cuándo se creará empleo? 'No soy futurólogo'
  • 'Copiemos otros modelos y veamos si se adaptan a la realidad española'
  • Reclama revisar la norma que regula el derecho a la huelga
  • 'El empresario piensa en contratar, si va mal prefiere restructurar'
  • 'Antes sólo se podía despedir. Ahora todo va en la buena dirección


El presidente de la patronal, Juan Rosell, ha valorado positivamente la reforma laboral emprendida por el Gobierno pero advierte de que "no creará empleo mañana por la mañana". "Creará empleo cuando los vientos de la economía sean más favorables", señaló en su primera intervención pública cinco días después de su aprobación en Consejo de Ministros.
El Fondo Monetario Internacional prevé que la economía española atravesará una recesión de dos años, 2012 y 2013, y ese último año la tasa de paro se situará en el 23,3%, según el Banco de España. La reforma laboral se ha combinado con una reforma del sistema financiero que pretender obligar a la banca a vender sus activos inmobiliarios para restablecer el flujo del crédito en la economía, aunque a ello se suma el impacto en el consumo que tendrán losrecortes y aumentos de impuestos para cumplir con la reducción del déficit público.
Preguntado cuándo se crearán puestos de trabajo, Rosell respondió con un escueto "no soy futurólogo", aunque concretó que le "gustaría que fuera antes de final de año". Pedro Barato, presidente de la Confederación Española de Autónomos (CEAT), ha emplazado la creación de empleo "a finales de este año o en el primer trimestre de 2013".
"No será la última reforma laboral, segurísimo", ha pronosticado Rosell. Ésta, la número 36 desde la aprobación del Estatuto de los Trabajadores de 1980, va en la "buena dirección" pero está circunscrita a la crisis actual, y según la patronal "la economía de 2012 tendrá divergencias con la de 2017".
Entre otras medidas, el presidente de CEOE ha pedido revisar el decreto de 1979 que regula el derecho a la huelga para evitar que "por defender los derechos de algunos se estropeen y se machaquen los derechos de otros".
Rosell valoró positivamente la reforma porque "concreta las causas objetivas" por las que una empresa puede despedir, bajar sueldos o suspender el convenio. "En otros países la reestructuración era posible sin despidos. Aquí no", dijo Rosell tras recordar que hasta ahora un 80% de los despidos era improcedentes.
"Algo funcional mal", añadió antes de advertir de que ahora "las condiciones de salida serán mucho más favorables para el mundo empresarial".
Jesús Terciado, presidente de Confederación Española de Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), señaló por su parte quees "mejorable" el plazo de ultraactividad de los convenios, pues sus 24 meses son "excesivos", y la modificación no incluida en la reforma del calendario de festivos. No obstante, valoró que ahora "somos especialmente bien tratados en esta reforma laboral si contratamos jóvenes".
En cuanto a la ayuda a la contratación de jóvenes, Rosell dejó claro que al empresariado no le gustan "las bonificaciones", ya que "hay jóvenes sin empleo pero también hay mayores sin empleo".
Arturo Fernández, presidente de la patronal madrileña y vicepresidente de CEOE, opinó por su parte que la reforma "es un avance de muchos años" donde se tocan "las rigideces que hasta ahora tenía el sistema laboral español". Fernández valoró que el nuevo marco laboral "da flexiblidad al empresario para que los empleados puedan entrar y salir como es debido de una empresa" y se combate "la lacra del absentismo laboral".

Fuente: Diario ABC
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada