sábado, 18 de febrero de 2012

Grecia cumple con la UE recortando en Defensa y bajando los sueldos públicos


Amagar con abandonar la compañía de telefonía e irse a la competencia es un buen método para conseguir un móvil a bajo precio o incluso gratis cuando libre, en el mercado, puede costar más de 500 euros. Aceptar una tarifa con contrato de permanencia o un consumo mínimo mensual en el nuevo operador también facilita al cliente obtener el último «smartphone» sin apenas rascarse el bolsillo. Esa actual estrategia de subvencionar los terminales se antoja ya insostenible para las telecos del país, según un informe de Booz & Company.
«Es como si Antena 3 nos pagara los televisores», ha dicho durante la presentación del estudio el vicepresidente de la consultora, José Arias, quien cree que la rápida penetración de los teléfonos inteligentes, cuyo precio es unas tres veces superior al de los móviles de la generación anterior, ha disparado los costes de las compañías.

Retener clientes con 1.600 millones

En concreto, el 46% de los usuarios de España con contratos de telefonía móvil, unos 15 millones de clientes, ya tienen este tipo de teléfonos. Además, el 70% de los móviles subvencionados por los principales operadores del país son «smartphones». Según datos del sector, esa política cuesta a Movistar, Vodafone y Orange unos 1.600 millones de euros al año.
Los propios operadores están de acuerdo en que es necesario acabar con esta práctica para rebajar esa factura. Entonces, ¿por qué continúan con ella? Para frenar la fuga de clientes. Las telecos han comprobado que ofrecer el último modelo de Iphone a buen precio o gratis atrae a más usuarios que un buen plan de tarifas. Y aunque les supone un alto costeno están dispuestas a abandonarla mientras los operadores móviles virtuales (OMV) o «low cost» les sigan «robando» clientes.

Solo para clientes «premium»

«Alguna tiene que dar el primer paso», ha avisado Arias. A partir del próximo verano, la portabilidad de un operador a otro deberá realizarse en un solo día, frente a los diez de media actuales. Eso, según el sector, podría limitar los amagos y por lo tanto la subvención de nuevos terminales.
«Las operadoras dejarán de regalar móviles a no ser que haya compromisos, por parte de los clientes, de altos consumos y prolongadas permanencias», ha dicho Arias.
Booz & Company señala además que el furor entre los usuarios de aplicaciones como Whatsapp o Viber hará que los operadores se planteen un rediseño de sus planes de tarifas. Según este informe, los usuarios de Whatsapp acaban reduciendo el envío de «sms» entre un 60% y un 80%.Para compensar las pérdidas de los ingresos por voz y mensajes de texto, las compañías tratarán de mejorar los ingresos por el servicio de datos o internet.

Fuente: Diario El Mundo
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada