martes, 14 de febrero de 2012

Bruselas exige 'prisa' con los ajustes y desmiente las dudas sobre el déficit


El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha instado al Gobierno español a que "se dé prisa" en la toma de nuevas medidas para reducir el déficit de 2012 y ha rechazado sacar conclusiones sobre la desviación del déficit que, según el Gobierno, se produjo el pasado año.
Las declaraciones se producen después de que la agencia Reuters publicara que la Comisión Europea cree que el Gobierno de Mariano Rajoy infló el déficit de 2011, al entorno del 8% del Producto Interior Bruto (PIB), para que la recuperación de 2012 aparente ser mejor de la real, según tres fuentes distintas consultadas por la agencia.
"Desmentimos rotundamente que la Comision albergue duda alguna sobre las cifras españolas de déficit. Eurostat es el organismo independiente encargado de verificar estas cifras. No hay indicio alguno de cualquier posible irregularidad", respondió Amadeu Altafaj, portavoz del comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn.
Mientras, el Ejecutivo español ha asegurado que la acusación es "falsa" y mantiene que el déficit será del entorno del 8%.
Durante la presentación de los objetivos macroeconómicos de la Unión Europea, Rehn no negó que el Ejecutivo haya inflado el déficit, aunque tampoco lo confirmó, y aseguró que las informaciones que sostienen que la Comisión Europea considera insuficientes las medidas llevadas a cabo este año por el Gobierno español -"medidas que aún no se han anunciado", ha matizado- "no se basan en hechos, sino en la imaginación". "No son correctas y además engañan", zanjó.
Pero por eso mismo ha pedido al Gobierno a que actúe con rapidez para corregir el déficit previsto para 2012 del mismo modo que "llevó a cabo medidas rápidas cuando identificó una desviación importante en los datos de 2011".
Se trata de una clara alusión del comisario de Economía a los Presupuestos de este año, que el Gobierno ha prorrogado y no espera aprobar hasta finales de marzo, después de las elecciones en Andalucía. Rehn, igual que el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, insiste en que es necesario de que el Gobierno no demore más la presentación de estos presupuestos, con sus correspondientes ajustes, para que España recupere la confianza del mercado.
Sin embargo no ha querido valorar la información de la agencia de Reuters en la que se asegura que Bruselas está investigando si el Gobierno infló esa desviación -que sitúa provisionalmente un déficit del 8% al cierre del ejercicio frente al 6% previsto-. "No vamos a sacar conclusiones sobre este punto. En estos momentos estamos trabajando para hacer unas previsiones en el ámbito fiscal que presentaremos en primavera", se ha limitado a decir.
"Lo importante es que las autoridades españolas han declarado de manera clara su compromiso para alcanzar unas cuentas sostenibles. Por eso esperamos que el Gobierno español se dé prisa", ha repetido.
El nuevo cálculo de déficit fue el motivo por el que el Gobierno subió impuestos como el IRPF, las rentas del capital y el IBI, y recortó 8.900 millones de euros a los ministerios.

Presupuestos tardíos

Según Reuters, la Comisión Europea se plantea actuar contra el Ejecutivo por haber retrasado la presentación de los presupuestos generales de este año a después de las elecciones de Andalucía de marzo, lo que retrasará la recuperación económica.
La segunda parte de los ajustes dependerán de los presupuestos. "Este retraso es una lástima. El nuevo presupuesto sólo se enviará en abril y esto es realmente desafortunado. No creo que se hayan dado cuenta de cómo está de mal la situación", añadió otra de las fuentes citadas.
El comisario de Economía, Olli Rehn, tendría previsto presentar a la Unión Europea que se adopten sanciones contra Madrid, algo que es "muy probable", según una de estas fuentes.
"No es lo que queremos, pero si hay una desviación, y es casi inevitable, tendremos que hacerlo", dijo la fuente, quien pidió permanecer en el anonimato.
España superó el límite de déficit que marca el Pacto de Estabilidad, un 3% del PIB, en 2009, igual que otros 23 países de la Unión Europea. Sin embargo, se establecieron varios plazos para reducirlo por debajo de este nivel en 2013.
En el caso de no cumplir con los recortes, que deberían situar el déficit en el 4,4% en 2012, España podría afrontar una multa de un 0,1% del PIB.

Fuente: Diario El Mundo
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada