martes, 20 de diciembre de 2011

Arranca el juicio por la demanda de Martinsa a causa de la venta de Fadesa

El ataque fue la mejor defensa de Manuel Jove, expresidente de Fadesa, en el juicio que comenzó ayer por una demanda presentada contra él y contra su ex número dos en la inmobiliaria, Antonio de la Morena, por supuestos engaños en la valoración de activos durante la venta de la compañía a Martinsa en 2006. El hilo conductor del caso por el que declararán esta semana una treintena de testigos entre directivos y peritos es un informe de la empresa Richard Ellis sobre la valoración del patrimonio de Fadesa a fecha 31 de diciembre de 2006 que, según la compañía que ahora preside Fernando Martín, no apareció hasta noviembre de 2010.
Martinsa sostiene que cuando recuperaron ese documento -con una reclamación del juez de por medio- encontraron que contenía datos erróneos o directamente falsos sobre tasación de varias decenas de activos, lo que les habría causado un daño patrimonial de 1.576 millones de euros que ahora reclaman al empresario gallego. Entre ellos estarían bolsas de suelo protegido que se calificó como urbanizable e incluso solares que no pertenecían a Fadesa y figuraban como propios.
Durante la vista, Jove negó que tuviese un plan para inflar los precios y recordó que Fernando Martín "compró acciones, no activos". Su testimonio, el primero de la mañana, llevaba además una carga de profundidad. "Después de la venta me llama Fernando Martín un día y me dice que necesita 200 millones, que si no [se los daba] me ponía una demanda". Ante lo que él mismo calificó como una "amenaza", cedió.
El 3 de agosto de 2007, casi un año después de haber acordado la venta, suscribió un acuerdo para comprar cinco hoteles en Galicia y Cataluña junto a otros solares a cambio de esos 200 millones. Como condición, el expresidente del Real Madrid y empresario inmobiliario le firmó una cláusula de "no agresión", que lo liberaría de demandas judiciales. Con el concurso de acreedores encima comenzó la guerra: ambos se han peleado cuatro veces en los juzgados desde entonces.


"A lo mejor hice mal, no quería tener lo que tenemos [acabar en juicio], él había hecho una revisión completa de la compañía", aseguró Jove, quien Negó que hubiese mentido a su entonnces cliente: "Eran grandes expertos inmobiliarios, su fuerte era la gestión de suelos. Tenían toda la documentación". Incluso dejó caer que la opa por la que Martinsa adquirió la inmobiliaria por 4.045 millones fue un empecinamiento de Martín. "Yo no fui a vender la compañía, a mí me llamaron".
Martín respondió, en declaraciones a Europa Press, que "es rotundamente falso que haya condicionado la petición de una cantidad económica a la presentación o no de una demanda".
El juicio todavía tiene algún que otro plato fuerte, como el testimonio de Blas Calzada, expresidente de la CNMV que realizó un informe técnico para Jove, o José Luis Macías, ex consejero delegado de la firma. El viernes quedará visto para sentencia, aunque pocos creen que acabe la pelea.
En definitiva, vaya forma de colarsela

info@ingeypro.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada